Diocesis De Matagalpa I Comunidad El Quebradón Después De 23 Años No Recibían La Visita De Un Obispo.

Diocesis de Matagalpa I Comunidad “El Quebradón” después de 23 años reciben la visita de un Obispo.

INICIO LOCALES NOTICIAS

Un llamado a ser sencillos y humildes, hombres y mujeres que confíen en Dios y no en fuerzas, poder o maquinarias del mundo, hizo monseñor Rolando Alvarez, durante la celebración Eucarística que presidió en la comunidad “El Quebradón” situada en la parroquia San José Obrero-El Tuma donde realizó visita pastoral el 19 de julio. La festividad para los pobladores se tornó mas especial porque celebraron a su patrona la Virgen del Carmen y también porque desde hace 23 años no recibían la visita de un Obispo.

En la entrada de la comarca recibieron al Prelado quien saludó y caminó con los fieles. Al inicio de la homilía pidió a la feligresía que continúen con la peregrinación de Jesús Sacramentado quien es el primer evangelizador que va casa a casa, en la ciudad y el campo, de igual forma animó a seguir orando por las vocaciones pues esa parroquia tiene a 5 seminaristas en las diversas etapas de formación.

Al explicar el Evangelio del día, dijo que el Señor nos da la clave para entrar en el misterio de él y el padre, porque conociendo el corazón del hijo se conoce el del padre. “El secreto es la sencillez y la humildad, aquí entran todos aquellos que no se sienten autosuficientes, el que no piensa que se las sabe todas, que no confía en su fuerza en su poder y maquinarias, porque el que confía en cosas pasajeras jamás conocerá el corazón del hijo y del padre porque al confiar en sus propios medios y soberbia se olvida de Dios”, advirtió.

Monseñor Alvarez añadió que el sencillo puede ser una persona con poder o capacidad económica, puede tener grandes maquinarias pero la diferencia es que eso no lo hace sentir grande ni poderoso, por saber que su vida está en Dios, que él es poderoso, no defrauda, que es el único que lo sostendrá y estará por los siglos de los siglos, “por esa razón es que esta persona penetrará y conocerá el corazón del hijo y por lo tanto el del padre”.

“El Señor nos conceda pertenecer no a los que colocan su confianza en poderes temporales del mundo, sino a los sencillos y humildes que tienen su esperanza y fuerza en Cristo que vive y reina por los siglos de los siglos”, concluyó.

En la celebración acompañó al Obispo el párroco padre Carlos Blandón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.