“La bala contra los inocentes, es un disparo contra Dios”. Reflexiones de monseñor Rolando Alvarez, para esta semana:

INICIO LOCALES NOTICIAS NOTICIAS IGLESIA CATÒLICA

Los niños siempre causan alegría y provocan sonrisas a todos; los niños logran que nos regocijemos con el papá y con la mamá que le ha llevado 9 meses en sus entrañas.

He querido decir esto porque así fue el nacimiento de San Juan Bautista, solemnidad que hemos celebrado el domingo 24 de junio, y el nombre del Juan significa “Dios ha hecho su gracia”, también podría traducirse en “la gracia de Dios actúa en nosotros”.


Hermanos y hermanas: Los niños son causa de razón para que bendigamos y glorifiquemos al Señor nosotros también. Pensamos en el futuro de ellos, en lo que podrían ser más adelante, y dice el texto de San Lucas en el capítulo 1, que la mano de Dios estaba sobre Juan, y podemos decir que la mano de Dios está sobre todos los niños.


Ante este panorama mi mente y corazón piensa en el panorama e historia que nos corresponde vivir, y me cuestionó: ¿Cuántos niños han muerto en estos días, han sido asesinados en estos días, semanas y meses? ¿A cuántas familias se les desbarató sus ideales, sus sueños? tantos padres y madres que han dicho preferir ser ellos los fallecidos, porque sienten que en ese ataúd va parte de su vida y de su carne.

Tenemos que preguntarnos todos: ¿De esa forma no se nos arrebata la gracia del Señor? Esos son pecados contra la vida y la gracia, pues el pecado contra la vida es el pecado contra Dios. En la bala asesina disparada contra los niños también se ha disparado contra Dios, se ha profanado contra él quitando la vida contra los inocentes, por eso al recordar el nacimiento de Juan el Bautista y ante los crímenes a niños en estas semanas, hoy queremos recordar a estos menores: Alvaro Conrado, 15 años, Managua, Abraham Castro, 12 años Carlos Bonilla, 17 años Elias Josue, 17 años Jesner Rivas, 16 años Jose Abrahan, 16 años José Maltez, 14 años Junior Gaitan, 15 años, Masaya, suplicó que no le dispararan Orlando Cordoba, 15 años Richard Pavon, 17 años Sandor Dolmus, 15 años, monaguillo de Leon Nitzia Hatkins, 15 años Giovanni Mena, 17 años César Vega, 15 años Angel Reyes, 16 años Darelis Velasquez, 2 años, Matias Velásquez, 5 meses Teyler Leonardo Lorio Navarrete, 14 meses, Managua.

En nombre de ellos volvemos a decir: Basta ya de crímenes, muertos y asesinatos, basta ya de sangre en este país, están a tiempo de reflexionar el rumbo de este país, el pueblo de Nicaragua se los reconocerá, en nombre de ellos piensen en el apellido y la honorabilidad que heredan a sus nietos.
En nombre de ellos le pedimos al Señor que nos ayude para que Nicaragua se convierta en luz de las naciones hasta el confín de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.