Destruyen portones de Catedral Metropolitana

Catedral Metropolitana en Managua fue destruida/Radio estrella del mar

Destruyen portones de Catadral Metropolitana. Este lunes un hombre en estado de ebriedad irrumpió con una camioneta en la Catedral Metropolitana de Managua (Nicaragua), y destruyó parte de su infraestructura; un hecho que fue condenado por la Iglesia local, que pidió oraciones a los fieles.

En un comunicado, Catedral Metropolitana de la Inmaculada Concepción de María de Managua (Nicaragua) informó que el 20 de julio en la madrugada, un hombre en estado de ebriedad irrumpió con una camioneta en la Iglesia Catedral y destruyó tres portones del interior, para luego darse a la fuga.

Puedes leer:Monseñor Rolando Alvarez insiste en el cuido y protección ante la COVID-19. Podcast Radio Hermanos

En el comunicado de lee así:

Catedral Metropolitana en Managua fue destruida. Este lunes un hombre en estado de ebriedad irrumpió con una camioneta a la Catedral

El conductor “irrumpió por el costado norte de la catedral (sector DGI) destruyendo el portón”; después, siguió manejando hacia el portón interno del templo hasta impactar con este y destruirlo.

Luego, el sujeto “bordeó la Catedral por la calle interna, subió por las gradas frente al templo, se dirigió al portón frente a Metrocentro” y también lo destruyó, señaló el comunicado.

Tras destruir los tres portones, el conductor, que llevaba dos niños en el vehículo, “abandonó la camioneta en ese sector” y se dio a la fuga. Desde la catedral se llamó a la Policía Nacional de Nicaragua “para avisar sobre este acto violento”.

En el comunicado se informó que los efectivos policiales “detuvieron al conductor de la camioneta”.

El Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano, los sacerdotes vicarios y las religiosas condenaron este acto y esperan que el sujeto “asuma los daños causados”. También, hicieron un llamado a los fieles para que se unan en oración por el lamentable suceso.

Oremos al Divino Niño por nuestra Iglesia:

Divino Niño Jesús, dueño de mi corazón y mi vida,

mi tierno y adorado Niño,

llego hasta Ti lleno de esperanza,

llego a Ti suplicando tu misericordia,

quiero pedirte los abundantes bienes

que derramas sobre tus fieles devotos,

los que tus bracitos abiertos

reparten con amor y generosidad.

Oh Niño amado, bendito Salvador,

Fuente:Aciprensa

Author: Radio Hermanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.