Para que los maestros de primaria del país alcancen el salario promedio centroamericano de 2014, que es de 330 dólares, deberán esperar hasta el 2019. Esto si el Gobierno les asegura un ajuste de 11 por ciento anual, según un análisis de Adelmo Sandino, investigador del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).

Esto evidencia la brecha salarial del magisterio nacional respecto al resto de países de Centroamérica.

Con el ajuste de 11 por ciento que anunció la secretaria de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, para 2014, el salario mensual de un maestro de primaria será de 5,550 córdobas (216.12 dólares) y el docente de secundaria devengará 5,991.7 córdobas (233.3 dólares) cada mes.

 

NO ALCANZAN A CUBRIR EL PRECIO DE LA CANASTA

 

Pero este ajuste “no me alegra porque si nosotros comparamos nuestro salario con el precio de la canasta básica (que hasta noviembre de 2013 se cotizaba en 10,982.9 córdobas) lo vemos cada vez menor. Ya no nos da para vivir”.

 

Quien habla es Aleyda López, una profesora de primaria que está considerando volver a lavar y planchar ropa ajena para aumentar sus ingresos y poder mantener a sus dos hijos. También ha considerado salir a la calle a vender refrescos naturales los fines de semana que no va a la escuela.

De lunes a viernes atiende a 40 estudiantes del colegio República de Costa Rica, en Managua. Por las mañanas “doy clases en la escuela y por las tardes aprovecho para dar clases privadas, pero eso cuando salen porque no siempre me buscan para dar clases a niños de los vecinos. Cuando encuentro alumnos privados ya con eso medio me ayudo porque son 60 pesos por día”, asegura López, quien solicita mayores ajustes salariales para los próximos años.

Sin embargo, “eso es lo que se puede dar. Eso es lo que permite la realidad económica del país”, justifica José Antonio Zepeda, secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden).

En Nicaragua hay 46,000 docentes que laboran para el Ministerio de Educación (Mined). Ellos, admite Zepeda, son los que reciben el salario más bajo de Centroamérica. El más alto es Costa Rica, donde un docente gana hasta 1,200 dólares.

En Nicaragua hay 36,000 maestros que atienden preescolar y primaria y los otros 10,000 son de secundaria, según Zepeda.

 

SALARIOS QUE AHUYENTAN

 

Para el padre Fernando Cardenal, director nacional de Fe y Alegría, el salario de los maestros debe mejorarse porque “los maestros están desanimados” y esa situación afecta la calidad de las clases que se imparten, además, en las aulas no hay textos y están en malas condiciones.

Los bajos salarios, dice por su parte el rector de la UNAN-Managua, Elmer Cisneros, hacen que las carreras de docencia sean poco “apetecidas” por los bachilleres. Para poder completar los 1,170 cupos disponibles en carreras educativas, la UNAN-Managua tuvo que “hacer visitas en el campo, en las escuelas y ofrecer incentivos como becas para que los bachilleres optaran por las carreras afines a la educación”, apunta Cisneros.

Fuente: http://www.laprensa.com.ni/2014/01/25/ambito/179754-salarios-mas-bajos-istmo