Alertar, prevenir y cuidar. Monseñor Rolando Alvarez, con importantes consejos ante el COVID-19

Aquí lo que dijo Monseñor Rolando Alvarez al concluir la homilía este domingo 15 de marzo en la Iglesia Catedral San Pedro Apóstol de Matagalpa:

“Quiero referirme a la pandemia del Coronavirus, la pandemia que es un virus que ha alcanzado nivel mundial, y hay tres verbos que debemos aprendernos de memoria: Alertar, prevenir y cuidar”.

“Tenemos que estar alerta, y aunque formal y oficialmente las autoridades de salud no han reportado ningún caso, no podemos esperar que venga un caso para empezar a tomar las medidas de precaución, recordemos el refrán: ‘Hombre y mujer prevenidos valen por dos’ y en este caso por cuatro. Claro que sí, todos alertas, no necesitamos que se nos confirme un caso, debemos tomar nuestras propias precauciones y no sólo pensando en uno mismo, muy importante, es pensando en los demás, porque según los científicos en las edades de la juventud y adultos este virus no mata a nadie pero sí a los ancianos y a los hermanos de la tercera edad, a los que tienen débil su sistema inmunológico, ahí sí impacta. Es cuidarnos pensando en los demás, pensando que en tu casa hay ancianitos, enfermos, que en la calle hay gente débil de salud y que aunque a nosotros no nos afecte directamente puede afectar al otro, a la otra, no podemos estar viviendo como en una burbuja porque en el mundo entero se está viviendo este virus, debemos tomar esto con seriedad y responsabilidad de creyentes”.

“Prevenir con todas las medidas necesarias, ya sabemos que los médicos recomiendan la lavada de manos con agua y jabón lo más que se pueda, con alcohol gel si se puede, el que pueda andar con su jabón gel en la bolsa, es importante; si se va a toser o estornudar también es importante andar un pañuelo o una servilleta”.

“Hermanos: Todo eso es importante pero no olvidemos que nuestra principal defensa es Cristo, y la humanidad entera está volviendo a Cristo, gente que se le había olvidado orar ahora ora, y gente que se le había olvidado que hay una madre ahora lo está recordando, y también nosotros podemos gritar como Pedro en la tempestad y turbulencia del mar: ‘Señor sálvanos’, y así con fe podemos en una Nicaragua tan empobrecida salir adelante”.

“Ahora tenemos doble razón para elevar y multiplicar nuestras plegarias: La crisis que vivimos y esta pandemia, que podamos ver en esta situación la gloria de Dios y podamos decir: ¿De dónde me viene el auxilio? El auxilio me viene del Señor que hizo el cielo y la tierra, y ante este virus doblando rodillas podemos decir: Ya no creemos por lo que han dicho otros, nosotros lo hemos visto, porque de veras creemos que él es el salvador del mundo”.

Author: Radio Hermanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.