Escáner en aduanas, ¿pegón al comercio?

ECONÒMICAS INICIO NACIONALES NOTICIAS

Con la excusa de querer reforzar la seguridad en las fronteras, la mayoría de los gobiernos de Centroamérica han recurrido a instalar equipos de rayos X para inspeccionar las mercancías que pasan por sus aduanas, sin tener que abrir los furgones.

El promedio de las inversiones en los países para comprar e instalar los equipos de escáner para brindar el servicio de inspección en las aduanas es de 22 millones de dólares.

Para recuperar esa inversión y cubrir el mantenimiento de los escáneres y la operatividad del servicio, cada Gobierno crea nuevos impuestos y tasas. En la práctica, solo El Salvador y Panamá brindan actualmente el servicio de escáner aduanero. En Nicaragua, conforme con el contrato entre la Dirección General de Servicios Aduaneros (DGA) con Alvimer Internacional y Compañía Limitada, la empresa a quien entregó la concesión por quince años sin licitación, a finales de 2014 deberían estar instalados los equipos y brindando el servicio de escaneo.

Pero los cobros creados en los países son rechazados por el sector privado, por considerarlos excesivos y violatorios a los tratados comerciales entre la región y a nivel internacional.

SIECA: SON BARRERA

 Un argumento respaldado por la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca), que sustentada en evaluaciones técnicas que las medidas —específicamente de El Salvador y Nicaragua— se convierten en obstáculos al comercio, y por ende “contravienen la meta de la integración regional”.

Carmen Gisela Vergara, secretaria general de la Sieca, explicó a LA PRENSA que la postura técnica no es en contra de la existencia de los sistemas de escáner, “por el contrario reconocemos que los países tienen el derecho de tener fronteras más seguras”, dijo.

Sin embargo, la Sieca señala que “las verificaciones deben estar basadas en un método donde se analice el riesgo para evitar demora en la entrega de la mercadería”.

Vergara mantiene el análisis técnico que son “una barrera al comercio” el impuesto del 0.26 por ciento al valor de la mercancía por el servicio del escáner (cuando se brinde), y los 15 dólares para todo vehículo de carga, de pasajeros y de zona franca en Nicaragua; así como la tasa de 18 dólares a la mercancía en tránsito por El Salvador .

En el caso de Nicaragua es porque el cobro no puede ser advalorem total de la mercancía. Para El Salvador porque el tránsito de productos están libres de aranceles.

“Mientras los países se mantengan en cumplimiento fiel de esa normativa, el proceso avanzará, en la medida que los países se despeguen de los compromisos de la integración, entonces el proceso no avanzará en la manera ordenada y rápida que todos queremos”, afirmó.

Fuente: http://www.laprensa.com.ni/2014/05/26/activos/195741

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.