Mons. Rolando Alvarez: “La mejor manera para detener el Coronavirus es quedarse en casa”.

Un llamado a tomar las medidas necesarias para evitar la propagación de la Pandemia #Coronavirus e incluso preferir quedarse en casa y sólo salir para lo necesario, hizo monseñor Rolando Alvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, al presidir la santa Misa en la parroquia San José de Matiguás, el 19 de marzo.

Este año como medida de precaución no hubo   la tradicional procesión que previo a la misa recorre las calles de la ciudad.

En la homilía destacó la figura de San José como custodio de los misterios de salvación, custodio de la Virgen María y del niño Jesús, “San José que es custodio desde el anonadamiento, pues es un hombre de mucho silencio, en la biblia casi no se habla nada de él, es un hombre que vive total y completamente en el silencio a la Virgen María y a Jesús, es un hombre cuya vida fue únicamente cuidarlos a ellos dos, un hombre que vivió solamente para eso, para cumplir esa misión y cuando lo había cumplido desapareció al punto que en los Evangelios no se sabe nada de él, de su fin,”, indicó.

Aquí el Obispo hizo el siguiente llamado: “En este momento de crisis mundial, depositemos a San José un papelito y pidámosle que nos libre de esta situación de pandemia, que nos ayude a cuidarnos unos y otros y nos ayude a no morir, no estamos siendo dramáticos, estamos siendo realistas, es importante el pueblo de Dios comprenda a que nos estamos enfrentando, es más los especialistas dicen que en la historia de la humanidad esto es lo más grave a lo que nos estamos enfrentando después de la Segunda Guerra Mundial, y es una situación única en la historia, y pienso que nadie en la actualidad se había enfrentando a una pandemia, a un virus mundial, y cuando empezó en China muchos los mirábamos lejos y nosotros aquí en nuestro pequeño país con la crisis sociopolítica, socioeconómica pensábamos que nunca llegaría, y más con el silencio que el gobierno nos sometió fácilmente podríamos haber perdido la óptica, la visión, corriendo el peligro de pensar que estábamos en una burbuja; el mundo entero en el virus y Nicaragua no, es dramático como en ciudades de Italia ya los muertos van en camiones para ser cremados, en España ya la gente no va a los hospitales porque ya no dan a basto, ayer Panamá decretó toque de queda, El Salvador con mucha inteligencia aunque ya les llegó el virus ellos con mucho tiempo de antelación cerraron sus fronteras y se declararon en cuarentena nacional”.

“Los poderosos del mundo con todo su poder y su fuerza no han podido detener el virus. Hay países que tienen armas nucleares y con eso se han sentido poderosos y una gotita nasal o una gotita venida de la boca basta, una sola gota se encargó de detener al mundo, también ahí miramos la flagilidad humana, la debilidad humana, que Dios es poderoso”.

Monseñor Alvarez, dijo que le preocupa que a muchos les vaya a pasar lo que en algún momento nos pasó a todos pensando que el virus estaba lejos, pensar que está por otro lado, ese virus ya está en Nicaragua, es una pandemia, mundial, es una propagación veloz. La mejor manera de detener el virus es quedarse en casa, es la mejor manera de detener un virus que lleva más de 8000 mil muerto y golpea directamente a los ancianos, a los que tiene problemas cardíacos, a los niños, cuidar a los niños que ellos representan el foco de mayor contagio, es decir ellos contagian más el virus, y los jóvenes son o pueden ser portadores fáciles del virus sin darse cuenta, por eso la primera manera de cuidarnos es quedarse en casa, saliendo para lo necesario, no estamos en tiempos normales”.

“La segunda manera es evitar las aglomeraciones, reuniones masivas o de grandes grupos, y algunos dirán: ¿Ahorita es cuando más deben haber procesiones? Yo las hago con gusto pero sin gente porque hay que ser responsables, hay quienes confunden la fe, la prudencia con la imprudencia y piensan que tener fe es ser imprudente. Miren en Costa Rica ayer decretaron que todos los templos parroquiales y oratorios están cerrados. No cometamos el error de algunos países que se atuvieron. Por eso la medida de la comunión en la mano, y ante quienes critican esto, ustedes saben que en los primeros siete siglos se comulgaba en la mano, así que cuidado le faltamos la Caridad a los demás”, dijo.

Finalmente explicó que seguramente este viernes por la tarde salgan las orientaciones pastorales del Consejo Presbiteral de la Diócesis ante la pandemia, y hay que ser obedientes, entonces pidiendo a San José todos “tenemos que poner de nuestra parte”. Aquí enfatizó que no es tiempo de montaderas de toros, de chinamos, de hípicos, discotecas, bares y menos de playas o ríos, es tiempo de rezar, de tomar medidas, de ser obedientes, de estar atentos a los medios de comunicación de la Iglesia y de la parroquia, es tiempo de ayudarnos unos a otros”.

Author: Radio Hermanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.