Presa política Sánchez García de Matagalpa, sigue firme .

La están acusando de posesión de drogas

Sánchez García, presa política de Matagalpa “La están acusando de posesión de drogas, como ustedes saben y toda la sociedad matagalpina, la familia Sánchez García, nunca han sido consumidores de drogas y mucho menos expendedores”, dijo José Sánchez García hermano de la encarcelada política María Esperaza Sánchez   en declaraciones a medios de comunicación.

Agregando que todo lo que sucede en este caso,de Sánchez García “es un circo que está montando directamente el gobierno, en contra de la familia ”.

Quizás te interese leer: incendio-dejados niños muertos en managua

El inicio de la persecución a María Esperanza se da en las protestas cívicas de abril 2018, en las que participó abogando por una Nicaragua libre. Las consecuencias no se hicieron esperar, el acoso constante de policías  en su vivienda y las amenazas en forma de represión fueron incrementando, afirma su hermano: “Este asedio comienza desde las protestas de abril, y que prácticamente esta casa ha sido asediada desde hace más o menos dos años, desde que empezó la crisis y prueba de ello es que hasta pusieron pintas con la leyenda de plomo en la pared, principalmente de la casa de mi hermana, y la misma policía, ahora hacen prácticamente  una película diciendo que a mi hermana la agarran caminando por carretera a Masaya con un bolso, y al otro señor con una mochila, cosa que no es cierto porque a ella la sacaron de la casa de seguridad ”, afirmó.

Los familiares de Sánchez García encuentran irregularidades en la notificación de las autoridades, y la audiencia que realizaron a “escondidas“ menciona el hijo de María Esperanza, quien hace públicas las sospechas porque en la visita realizada ella les solicitó un cambio de abogado, dado que el actual abogado le sugiere declararse culpable, resultando incoherente para María Esperanza aceptar un delito que no ha cometido.

“Su lucha por la libertad del País y sus expresiones cívicas es su único delito, y ahora las autoridades están acusándole con un delito común, con esto el gobierno demuestra inseguridad política”, continúa relatando su hermano Juan Ramón, añadiendo que María Esperanza Sánchez García, sigue firme en su lucha, a pesar de lo daños físicos, psicológicos y su estado de salud que ha empeorado dado a los maltratos que ha sufrido en la dirección de Auxilio Judicial conocida como “El Chipote”.

Redacción: Ana Ramos. Radio Hermanos.

Author: Radio Hermanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.